• Nadie Duerma

Lo contemporáneo en el arte y en el psicoanálisis

Nadie Duerma #6

Eso que los pintores o los fotógrafos transmiten sin haberlo advertido, aquello que han visto, reflejado o pintado, sin prestarle atención reaparece en el cine de Antonioni y Lynch. Junto con Lootz, Didi-Hubermann y Sontag, se trata de pensar qué se esconde y se revela en los pliegues de lo visible.

Si ser contemporáneo es ajustar cuentas con nuestro tiempo, más aún, tomar posición respecto de él, no hay dudas que el cine de los hermanos Dardenne lo es. Con sus planos frontales y cámaras pegadas al rostro, el cuerpo sube a escena con todas sus miserias: se agita, transpira, se angustia, se desploma. Sus decisiones estéticas interpelan a la época tanto como los protagonistas de sus films.

En estos tiempos de cambio, donde todo lo sólido amenaza con deshacerse en el aire, se vuelve difícil pensar el lugar del arte en una sociedad que pareciera estar entregada a la catástrofe.

Oscar Masotta y la vanguardia de los ’60 en el di Tella. Huellas falsamente falsas y futuro anterior en la obra de Roberto Jacoby: los anti-happenings y una carta desmaterialista que llega a destino.

¿Qué vuelve argentina a la literatura argentina? ¿Hay algo que la defina como argentina? ¿Algún rasgo, alguna identidad última? Hay demasiados escritores argentinos jóvenes que escriben como Aira, que respiran como Saer, que violentan como Lamborghini. Una selección de libros como puntos de fuga; como un sistema estallado, hecho de diversidades plenas.

Bouvard y Pécuchet, la novela póstuma de Flaubert, está concebida como una sucesión de cuadros que se corresponden con cada capítulo del libro y se repiten de la misma manera. Se trata de la escritura de un libro que es compendio de todas las tonterías, de todas las teorías del conocimiento que encuentran en los manuales y enciclopedias. Flaubert emplea una técnica circular, siempre la misma situación variando los aspectos. ¿Qué da a pensar del fin de análisis y la posición del analista?

Existen autores cuya obra pareciera mantener un solapado intercambio con el corpus del psicoanálisis. Se trata de escritores cuyos textos no abordan al psicoanálisis explícitamente sino que somos nosotros, los lectores, quienes suponemos entre ellos un diálogo o una disputa, una especie de tensión incómoda. Este último adjetivo se justifica porque a menudo dichos escritores son de nuestro agrado, aunque no podamos afirmar que suscriben los postulados de nuestra praxis... ¿Cómo introducir a Pascal Quignard?

Hay obras fechadas en la misma época, incluso en el mismo año aunque no haya un hilo que necesariamente las conecte sino más bien una interpretación que a veces se ha llamado el espíritu de la época. Entonces, el arte y el psicoanálisis contemporáneos, ¿se conectan de alguna forma que no sea por la via regia de un intento de lectura permanente de los acontecimientos?

Un recorrido conceptual por las condiciones culturales desde comienzos del siglo XXI, con especial atención al teatro. Ahora bien, como veremos, una de las condiciones actuales del arte es justamente la caída de la autonomía de las disciplinas y el ingreso al dominio de la interdisciplinariedad. Es decir que, para empezar, no es posible pensar al teatro como se lo podía pensar en un sistema unificado de las artes, separado del resto de las disciplinas, con un lenguaje propio, y estableciendo luego vínculos con la música, la danza, la poesía, el psicoanálisis. Primer problema, y no el más grave.

¿Cómo piensan la curaduría los encargados de darle su decir a una serie de obras ? ¿Hay una curaduría contemporánea? ¿Cuál es la poética que se juega en un acto curatorial? Mariano López Hermida, también conocido como Boris, se pregunta sobre la responsabilidad del curador de arte contemporáneo con este anticipo de nuevo libro sobre curaduría poética de próxima aparición.

El decir no es la voz, enseña Lacan en los años 70. Antes él había anticipado que debemos incorporar la voz como la alteridad de lo que es dicho, recordando que la pulsión invocante es la que más se aproxima a la experiencia del inconsciente. Entre la función poética y la interpretación, y la letra y lalengua, Octavio Paz pregunta: ¿hay un decir poético –el poema– irreductible a todo otro decir?