Los Cuerpos del Síntoma

El deseo del análisis y la pulsión invocante

Gabriel Lombardi 1

A A A

“Esperando que un mundo sea desenterrado por el lenguaje, alguien canta el lugar en que se forma el silencio.
Luego comprobará que no porque se muestre furioso existe el mar, ni tampoco el mundo.
Por eso cada palabra dice lo que dice y además más y otra cosa!.
La palabra que sana. Alejandra Pizarnik.

 

Tears in his eyes, distraction in's aspect,

A broken voice, and his whole function suiting

With forms to his conceit? and all for nothing!

(¿Lágrimas en sus ojos, distracción en su rostro,
Una voz quebrada, y toda su función satisfaciendo
Las formas de su vanidad? ¡Y todo para nada!)

Hamlet. Shakespeare.

 

 

Con la autoridad que le confiere el hecho de ser ciego desde hace décadas, Ricardo Ileyassoff, psicoanalista, señalaba en el FARP que en el nivel de la voz estamos desnudos[2]. En efecto, la oreja no tiene párpados ni esfínter alguno. ¿Cómo aprendimos tan bien a no escuchar? La respuesta llega rápidamente si atendemos las posibilidades que abre la pregunta: ¿Qué es “no escuchar”, es déficit de la percepción o es negativa de la voluntad, es no poder o es no querer? El inconsciente une-bévue se sitúa precisamente en el equívoco entre ambos casos, y la sabiduría popular da cuenta de ello, “no hay peor sordo que el que no quiere oír”.

Hemos advertido también ya desde niños que el decir, el hecho de decir, acarrea respuestas del Otro, a menudo reacciones de rechazo, respuestas educativas o de dominación intransigente, y entonces ya no decimos, o decimos solapadamente, decimos a medias, como por error. Escuchamos y no escuchamos, decimos y no decimos, a veces al mismo tiempo, según explica Freud en su Psicopatología de la vida cotidiana. El decir, el escuchar, deviene acto, el acto propio del parlêtre. Con la salvedad de que normalmente se puede hablar sin decir, y se puede oír sin escuchar.

Allí se instala lo analizable, cuando esa división subjetiva se vuelve patética, se hace síntoma del querer y no poder, o del poder y no querer –decir, escuchar–. Entonces otra voz nos indica nuestra división, esa voz áfona pero a menudo punzante que señala el sentimiento de culpa, consciente o inconsciente, que es el afecto propio del desgarramiento ético del parlêtre en tanto res eligens. Allí se constituye ese reus, ese sujeto dividido, ese sujeto-síntoma que permite al análisis alcanzar un real propio, ese real que aunque todavía real, conserva un sentido. El síntoma es lo único que conserva un sentido en lo real.

El órgano de la voz

Aun después de los desarrollos de Theodor Reik y de Jacques Lacan, no es mucho lo que se ha avanzado en psicoanálisis en la ubicación del objeto voz en tanto objeto pulsional y causa del deseo, sobre el que el acto de decir/escuchar se apoya y toma consistencia.

Recordemos en primer lugar la complejidad del órgano de la voz en tanto puede ser separado del cuerpo y de la sonoridad. Robert Fliess apenas lo tuvo en cuenta cuando, en su famoso artículo “Silence and verbalization”, consideró el silencio como equivalente de un cierre esfinteriano, retención de palabras como sustituto de la retención excretoria o de la emisión oral, anal erotic or oral erotic silence. En la regla analítica, escribió, el silencio interrumpe el flujo de las palabras, y más a menudo aún, el flujo de las palabras interrumpe lo que se juega en el silencio (FLIESS, 1949, 1). Lacan comentó elogiosamente este texto: allí el silencio, lo no impreso {rien d’imprimé}, es el lugar mismo donde aparece el tejido sobre el cual se desarrolla el mensaje del sujeto, en su equivalencia con una cierta función del objeto a.[3]

¿Pero cuál es esa función? Fliess no enfocó la erótica específica de la interrupción vocal, el callar y el silencio no metafóricos. Ya desde su Proyecto Freud tuvo en cuenta la dimensión del grito, luego instauró un registro pulsional propio del sado-masoquismo, dejando indicaciones de la incidencia traumática de lo oído en la formación del superyó. Lacan por su parte, leyendo La dinámica de la transferencia, explicó en su Seminario I que cuando el sujeto calla, la función de la palabra se inclina hacia la presencia del oyente, lugar donde la laminilla pulsional engarza en el deseo del Otro. La dimensión de la voz adquiere una importancia decisiva a partir de su seminario sobre las psicosis, como sostén del deseo, luego como instrumento del deseo del Otro, a partir de su teoría de la invocación: “En el proceso de la invocación, yo apelo a la voz, es decir a lo que soporta la palabra. No a la palabra, sino al sujeto, justamente en tanto que él la porta.” (LACAN, 1958, 155).

El objeto voz, cuya topología compleja fue sugerida por él, se recorta no de uno sino de varios esfínteres y, acaso más importante aún, de un orificio que no tiene esfínter. Sin contar por el momento los tubos bronquiales que pueden cerrarse un poco, ni el diafragma que gatilla el suspiro, hay que considerar el cuasi-esfínter de las cuerdas vocales, donde se pueden producir los fonemas oclusivos o fricativos glotales que se destacan en el inglés, el alemán o el árabe (hello!, heil!, Hamas). La lengua y los dientes forman otro esfínter que puede ocluirse totalmente (t de teta) o parcialmente (d de dedo), o fricar (la z de los españoles de Madriz, fonema que jamás empleamos los argentinos); otro esfínter lo constituyen los labios que a menudo ocluyen totalmente (p de papá) o parcialmente (b de bebé); también interviene la nariz que sonoriza una bilabial ocluida (m de mamá, que deja escapar por la nariz lo que papá no permite), además de la oclusión linguodental sonora (n de nene a diferencia de t de teta que curiosamente es oclusiva), etcétera. Todo esto para la emisión de la palabra.

Para escuchar tenemos a lo sumo dos orejas y ningún esfínter. A veces compensamos esa falta tapándonos las orejas con las manos, con tapones, o con la sordera funcional auto-inducida por un no querer saber decidido –cada uno ya ha logrado el suyo propio, la represión hace las veces allí del esfínter faltante–. Hoy en día se utilizan también los auriculares, la radio, el sistema de música permanente en Latinoamérica, etc.

En tercer lugar, el cuerpo mismo forma parte del órgano de la voz, pulsionalmente… Recordemos a Lacan imprecando a los psicoanalistas ingleses, a los que tacha de “filósofos”, porque creen que la palabra no tiene efectos: “Ellos no se imaginan que las pulsiones, es el eco en el cuerpo del hecho de que hay un decir.” (LACAN, 1975-1976, 18). De modo que el registro invocante, en el que se apoya el acto de decir, singulariza, solapando las pulsiones y el cuerpo. El cuerpo consuena, disuena, resuena, danza al revés que es su verdadero derecho según Artaud[4], se contractura, desplaza sus órganos como efecto de la disonancia del decir, extiende, exporta o deporta sus órganos, la mirada y la voz.

El decir no es la voz, el decir es el acto por el que el deseo del Otro toma consistencia en el viviente, encontrando allí no sólo el eco, también el instrumento y la causa de ese deseo que incorpora al Otro y le da vida, tal como la emisión del shofar revive al padre mítico.

 

De las voces de la psicosis al deseo del análisis

Suele decirse que el objeto voz se impone a Lacan por la experiencia clínica de las psicosis. Quiero en este punto elevar la apuesta, y decir que el gran secreto del psicoanálisis es que el deseo del analista es consecuencia del deseo en la psicosis. Julieta De Battista está trabajando sobre la historia del psicoanálisis, de las escisiones, de las disputas, marcadas por esta relación oculta, y al mismo tiempo evidente, entre el deseo del análisis y el deseo en la psicosis.

Hace un tiempo, por mi parte, estudié lo que Cantor (su apellido no es casual) fue para Occidente, para Gödel, para Turing, y para todos nosotros, los que conocemos o ignoramos, poco importa, cómo fue que internet ha invadido nuestras vidas a partir del deseo de un loco al que se le dio por logificar la trama áfona de infinitos actuales que produce el lenguaje. La expresión “el decir de Cantor” figura tres veces en L’étourdit, la misma cantidad de veces que “el decir de Freud”. Cantor fue para Gödel lo que Fliess fue para Freud, lo que Aimée para Lacan, lo que el tema mismo de la voz fue en relación al padre y a sus nombres en el momento de la excomunión, y lo que las jornadas sobre las psicosis a las escisiones del movimiento lacaniano. Es demasiado como para continuar sin escucharlo.

No podemos seguir desconociendo la influencia del deseo en las psicosis sobre el deseo del analista, afortunadamente seducido éste por el ejercicio de la libertad que la caracteriza, aún si es una libertad negativa en el sentido definido por Kant en su tercera antinomia de la razón pura[5]. La oscura seducción de la locura tiene por sí sola poder analítico para la res eligens, porque cuestiona de raíz las ataduras, sociales u otras. El deseo en la psicosis se afirma, más que en cualquier otro tipo clínico, como condición absoluta, y es de allí de donde algunos nos hemos sentido llamados, llamados a civilizar el deseo propio analíticamente. Separarse del loco, de su posición excepcional, extraer de él su auto-autorización, puede ser para el analista una operación constituyente. Como lo es separarse del padre-orangután para el neurótico o el perverso. De la locura, en ese sentido, el analista puede acaso prescindir, pero también servirse de ella.

Esto supone revisar radicalmente la versión neurótica del objeto, que es la que presentan los filósofos ingleses. Y comenzar por advertir que el psicoanálisis no toma de la neurosis su objeto fundamental, sino de la psicosis. El registro invocante es el que permitiría al psicoanálisis ubicar su campo y su objeto fundamental, e ir más decididamente en el sentido de ese análisis sin “psico” anhelado por Lacan, sin ficción de análisis, para pasar el acento de lo psíquico a lo tíquico {tychique, lo que el cuerpo deseante encuentra}. Si Lacan habló del significante como sustancia gozante, es porque el significante no es completamente inorgánico e inerte, es una torsión de voz, por poco que le prestemos ese órgano. Vocando, el decir equivoca, y nos permite el poquito de diálogo que podemos mantener también nosotros.

Personalmente conocí la angustia, la más extrema angustia, escuchando, sin querer o sin poder, a una mujer psicótica en mi primer consultorio privado, como se dice. Ella me devolvió a mi propio análisis, prematuramente interrumpido tiempo antes como efecto de la dictadura militar en Argentina –mi analista había debido emigrar un tiempo antes–. Sólo unos años después de esa experiencia próxima de las voces en la psicosis, me sentí autorizado como analista de analizantes no solamente neuróticos. No sin aquella experiencia de encuentro con alguien que, claramente, tenía la voz de su lado. Me llevó un tiempo separarme de esa seducción del ser, y reconocer el límite de la locura, acaso imposible de atravesar para mí. No se vuelve loco quien quiere, escribió Lacan en la pared de la sala de guardia[6]. Ni un cuerpo de hierro, ni identificaciones suficientemente potentes, ni las complacencias del destino me ayudaron en ese sentido. En resumen, a falta de acceder a la locura, me convertí en analista.

Paso aquí del recuerdo biográfico a una afirmación de Lacan en Les noms du père:

“La voz del Otro debe considerarse un objeto esencial. Todo analista será incitado a darle su lugar, y a seguir sus distintas encarnaciones, tanto en el campo de la psicosis como, en lo más extremo de lo normal, en la formación del superyó. Si se sitúa el origen a del superyó, quizá muchas cosas se vuelvan claras”. (LACAN, 1963, 4).
 

No es la locura la única tentación invocante. También el masoquista sabe tener el objeto voz de su lado, y desde allí pasar al acto dividiendo a su supuesto dictador. El acto del analista también se instituye en apertura de goce como masoquista, incluso reproduce su dispositivo aà$, afirma Lacan, pero él corrige la hybris con esta seguridad, institucional, de lógica colectiva: “que ninguno de sus pares se arroje en esa abertura, y él mismo sabrá mantenerse en el borde.” (LACAN, 1967, 348). Piensa la Escuela de psicoanálisis como un resguardo para esas oscuras seducciones del ser, las del pasaje al acto psicótico y las del pasaje al acto masoquista. Son dos riesgos reales.

Ahora bien, desde el mismo lugar que el loco y el masoquista, el analista puede hacerse causa e incluso instrumento del deseo del Otro, con algunas precisiones que hacen a la estructura social de ese borde. Silence (a) y mi-dire (S2) se distribuyen así en el lazo social que él promueve:

 

a/S2 à $/S1
 

Ese masoquismo eventual que propicia la práctica analítica, el analista puede “se tenir à carreau”, y no mediante un ejercicio espiritual, ni oración ni, menos aún, penitencia, ¡justamente no!, sino simplemente por la función de su deseo de análisis, que se apoya en la lógica de la Escuela[7].

El masoquismo puede entonces no ser para el analista más que una tentación fútil y cotidiana. Como al Saint-Antoine de Flaubert o al Lacan del seminario Le transfert, pueden surgirle al analista deseos en cortocircuito, en su relación con sus analizantes más seductores o repulsivos. Por suerte, por elección, el deseo del análisis puede ser más fuerte. Así lo aseguró Lacan en una clase famosa:

 

“Cuanto mejor esté analizado, más posible será que el analista esté francamente enamorado o francamente en estado de aversión, de repulsión, sobre los modos más elementales de las relaciones de los cuerpos entre sí, en relación a su partenaire. ¿Por qué no? Sólo que él  está poseído por un deseo más fuerte que aquéllos de los cuales puede tratarse, a saber, llegar a los hechos con su paciente, tomarlo en sus brazos o tirarlo por la ventana”. (LACAN, 1960-1961, 214).


 

El analista en tanto tal no pasa al acto, no se desata por completo del lazo social, no elimina al Otro. El deseo del análisis no es ejercicio negativo de la libertad, su regla fundamental es la exploración metódica, abierta al encuentro, de los márgenes de libertad positiva efectivamente practicable. No: ser independiente, ser libre de…, sino ser libre para, en favor de… Se enlaza en el deseo con la torsión de voz, y no con la forma demanda, que es la degradación neurótica del significante.
 

El deseo del análisis como un destino de la pulsión invocante

En su último seminario, Dissolution, Lacan deja en claro que el deseo no es para él una categoría obsoleta. En estos tiempos de promoción capitalista del goce y del Otro que para algunos psicoanalistas ya no existe, vale la pena volver al documento publicado bajo el título Monsieur A, donde lejos de plantear métodos no analíticos de limitación del goce, Lacan sitúa el deseo como un destino posible de la pulsión. Si la realización del deseo puede satisfacer una pulsión y no oponerse a ella, el goce podría en ese caso sublimarse en el mismo acto de realización de un deseo, incluso de un deseo de deseo que puede inscribirse en un lazo social.

Los analistas conocemos una satisfacción propia de la actividad analítica. No es placentera, tampoco es usualmente mucho más allá del placer. La conocemos y la desconocemos. Ella se juega en la juntura de la pulsión invocante en su relación con el deseo. La voz juega allí un rol esencial, no sólo como causa del trabajo analítico del analizante, sino también de devolución de un llamado de la infancia, y de entrega al deseo que ahora toca encarnar, poniendo la oreja, es decir el cuerpo, cada vez. El deseo del análisis resulta compatible con la destitución del sujeto, con lo que ella implica de salubridad, de satisfacción, de Befriedigung freudiana, de apaciguamiento, que sin embargo permite al ser hablante gozar de otra forma que el ser sujeto, “ser fuerte, y singularmente”, resumió Lacan.

Creo que la idea está desde el inicio en la invocación lacaniana, en su concepción de la transmisión del análisis, en el juego sobre el silencio y el decir a medias con que caracteriza la posición del analista en el lazo social; esa invocación la realiza también desde su práctica de enseñanza no propiamente oral, como se dice, sino invocante; él mismo evoca explícitamente el gesto de Cristo en la Vocazione di San Matteo de Caravaggio, que se puede admirar rápidamente por €1 en la Iglesia de San Luigi dei Francesi (luego de un par de minutos la luz se apaga). Allí Cristo llama a Mateo, recaudador de impuestos, a sumarse a su causa con un gesto simple. Caravaggio pinta a Cristo sereno y decidido, y a Mateo en ese momento justo de la división subjetiva, momento de elección, traumático como tal. En su invocación, Lacan llama a neuróticos, perversos y psicóticos, denominadamente, a sumarse a una causa más simple aún que la religiosa que re-liga; esa causa más simple es la de escuchar el significante en la dimensión propia que le otorga el análisis, la torsión de voz, la equi-vocación por la que la verdad incita el ejercicio de los márgenes posibles de libertad y deseo, más allá de los cortocircuitos con que la fantasía lo cercena en la neurosis y en la perversión, y de los pseudo-automatismos en que se engrana el psicótico.

El deseo del análisis no es un deseo puro, se anuda a una vocación, a una satisfacción invocante, a un destino o fijación incluso de analista, que por supuesto, como todo destino, se puede en algún momento olvidar y dejar caer. Jubilarse. Heidegger advirtió que la vocación {Ruf} carece de toda clase de fonación, que es latencia, es destino {Shicksale} que sólo se manifiesta en lo abrupto, en el salto, y si no se hace escuchar como voz de la conciencia, voz que es llamado de la cura {Sorge}, que señala el estado de deudor del Dasein[8]. Por ser filósofo, no pudo avanzar prácticamente en el análisis, quedó atrapado en la fenomenología de la conciencia, e incluso, por un cierto lapso, al servicio de ese discurso extremo del amo hacia el que empuja la filosofía desde Platón, en la pendiente “para casi todos”.

Lacan da en cambio una versión clínica y éticamente aprovechable de esa afonía de la invocación, cuando explica la diferencia inaudible entre tu es celui qui me suivra {tú eres el que me seguirá}, como un autómata sin derecho a elegir[9], y tu es celui qui me suivras {tú eres el que me seguirás}, si quieres, porque invoco tu ser electivo, no lo rechazo. La s (ese) que diferencia uno y otro caso es inaudible para el francés, pero no para el ser que responde a ese llamado escuchando, por deducción, que allí hay una s de invitación, de deseo, de llamado, de esse incluso, en latín, o que por el contrario sólo hay un mandato que fuerza la obediencia debida o el rechazo. El caso precioso presentado por Julia Minaudo ilustraba esta posibilidad, de hacer valer la afonía de una letra TOCC en el juego del análisis[10]. Es justamente por escuchar el mandato sin esse que el psicótico, a menudo, independiza la voz del Otro.

Me queda la pregunta, que interesa a nuestra Escuela, sobre la materia prima de la que surgen los analistas que testimonian de su pase al deseo del análisis. ¿Es la neurosis la única materia prima? Y si no es la única, ¿es seguro que sea la mejor? Sabemos que la neurosis, estadísticamente, contribuye al gris y también al rebaño. ¿Una política de rebaño llevará a nuestra Escuela a la próxima disolución, después de alguna jornada sobre las psicosis? Propondría entonces que hagamos al revés, que esta vez pensemos la inclusión de la psicosis en nuestra Escuela, que no se le niegue la carta de ciudadanía que merece, que soportemos sus momentos más irónicos, para ubicarnos mejor en el registro propio de nuestra acción, el registro invocante. Será tal vez un modo de salir de la Verleugnung generalizada. Lo que está en juego no son las pequeñas diferencias, se trata de la diferencia absoluta, y del deseo del análisis como condición absoluta. Si el psicoanálisis es la realidad, el análisis es el deseo mismo, y no es deseo de saber, más bien lo contrario, de descomponer las articulaciones de saber hasta sus elementos nodales últimos. El analista no es el sujeto supuesto saber, su deseo es descomponer el síntoma en sus elementos últimos, decía Freud, simplificar.

Venido del deseo indestructible de la infancia, como la curiosidad de Cora Aguerre, incitado, reformulado, reeditado, é-tour-dit por el encuentro con esa locura despersonalizante pero civilizada que es el análisis a secas, eso suele llevar a una vocación por el cuestionamiento, el desnudamiento, y eventualemente el desanudamiento, la lisis, la Lösung de todos los enredos que estorban la realización del deseo. Realización que resulta facilitada cuando las coerciones de la estructura nodal son reducidas a su forma más simple, irreductible y consistente. Sólo podemos ser dichosos, afortunados – causalidad por libertad - gracias a la estructura, escribe Lacan en Télévision.

Desde esta perspectiva el pase puede concebirse como el análisis mismo, el acto en juego en el análisis en tanto conmutador de la libertad negativa o práctica (liberarse de… los embrollos, coerciones de la fantasía, del síntoma, etc.) a la libertad positiva como libertad para…: estar abierto a…, permitirse a sí mismo determinarse por…, destinarse a… Kant habla de libertad cosmológica o trascendental, nosotros podemos hablar de la ley del deseo, y particularmente de ese momento tíquico en que, por encontrarse con un real sin ley, el deseo encuentra la oportunidad de ser la ley.

Así entiendo el pasaje que propone Lacan del reus al inocente, que no tiene otra ley que su deseo.

Gabriel Lombardi
gabrielombardi@gmail.com

 

Bibliografía

-Aguerre, C. (2010). Fin de análisis, pase y escuela. En Wunsch 10, Boletín internacional de la Escuela de Psicoanálisis de los Foros del Campo Lacaniano. Madrid: 2010.

-Artaud, A. (1947) Pour en finir avec le jugement de Dieu. Paris, 1995

-Fliess, R. (1949). Silence and Verbalization: A Supplement to the Theory of the Analytic Rule. En International Journal of Psychoanalysis, 1949.

-Freud, S. (1905). Psicopatología de la vida cotidiana. En Obras Completas, Vol. VI. Buenos Aires: Amorrortu Editores, 1991.

-Heidegger, M. (1927). Sein und Zeit. Tübingen: Niemeyer 19, 2006.

-Kant, I (1781). Kritik der reinen Vernunft. Hamburg: Meiner Verlag, 1998.

-Lacan, J. (1958). Le Séminaire, livre V. Les formations de l'inconscient. Paris: Seuil, 1998.

-Lacan, J (1960-1961). Le Séminaire, livre VIII. Le transfert. Paris: Seuil, 2001.

-Lacan, J. (1963). Le Séminaire. Les noms du père. Inédito.

-Lacan, J. (1964-1965). Le Séminaire, livre XII. Problèmes cruciaux pour la psychanalyse. Inédito.

-Lacan, J (1967). La psychanalyse, raison d’un échec. En Autres Écrits. Paris : Seuil, 2001.

-Lacan, J (1972). L'étourdit. En Autres Écrits. Paris: Seuil, 2001.

-Lacan, J. (1975-1976). Le Séminaire, livre XIII. Le sinthome. Paris: Seuil, 2005.

-Lombardi, G. (2008). Clínica y lógica de la autorreferencia. Cantor, Gödel, Turing. Buenos Aires: Letra Viva, 2008. 



[1] Gabriel Lombardi es Psicoanalista, AME de los Foros del Campo Lacaniano, Director del Colegio Clínico del FARP. Profesor titular de la Cátedra I Clínica de Adultos de la Facultad de Psicología de la UBA.
[2] Conferencia de Ricardo Ileyassoff,  "El rey está siempre desnudo: la experiencia anamórfica de un psicoanalista ciego", en el Foro Analítico del Río de la Plata. Buenos Aires, 5 de Agosto de 2013.
[3] En la clase del 17 de marzo de 1965, de su Seminario Problèmes cruciaux pour la psychanalyse, Jacques Lacan expresa: “El excelente artículo escrito por el hijo de Fliess- compañero del autoanálisis de Freud- Robert Fliess, denomina de un modo correcto lo que es silencio: es el lugar mismo donde aparece el tejido sobre el cual se desarrolla el mensaje del sujeto; es allí donde el nada impreso {rien d’imprimé} deja aparecer de qué se trata en esta palabra: su equivalencia con una cierta función del objeto a”.
[4] « Alors vous lui réapprendrez à danser à l’envers / comme dans le délire des bals musette / et cet envers sera son véritable endroit. » Pour en finir avec le jugement de Dieu. A. Artaud. A. Dimanche, Paris, 1995.
[5] Kritik der reinen Vernunft, Libro II, Sección II, Cap. II.
[6] Ne devient pas fou qui veut. (…) n’atteint pas qui veut, les risques qui enveloppent la folie. Un organisme débile, une imagination déréglée, des conflits dépassant les forces n’y suffisent pas. Il se peut qu’un corps de fer, des identifications puissantes, les complaisances du destin, inscrites dans les astres, mènent plus sûrement à cette séduction de l’être. » Lacan, J. en « Propos sur la causalité psychique », Autres Écrits, 1972, 176.
[7] PP. 348-359 de los Autres Écrits. En la primera dice : Cet acte qui s’institue en ouverture de jouissance comme masochiste, qui en reproduit l’arrangement, le psychanalyste en corrige l’hybris d’une assurance, celle-ci : que nul de ses pairs ne s’engouffre en cette ouverture, que lui-même saura se tenir au bord.
[8] En los parágrafos 54-59 de Sein und Zeit.
[9] La tercera persona es no persona según explica E. Benveniste.
[10] Presentación de Julia Minaudo, "Un diagnóstico equivocado, un nombre apropiado", en el Foro Analítico del Río de la Plata. Buenos Aires, 9 de Junio de 2014.
 

 

Diseño: Estudio Estilográfico © Todos los derechos reservados.