Comentarios de Libros

Variantes de lo tíquico en la era de los traumatismos, de Colette Soler, Martín Alomo, Vanina Muraro, Silvana Castro Tolosa, Gabriel Lombardi

Buenos Aires, Ed. Letra Viva, 2014

A A A

La repetición en la experiencia analítica, reformulada como lo ha hecho Jacques Lacan en Los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis, deja planteada la cuestión en los términos tique y autómaton, extraídos de La física aristotélica.

Por nuestra parte, desde hace un tiempo, a raíz de una investigación que se ha iniciado en la universidad y que continuamos en otros ámbitos, hemos llegado a la idea de considerar a la tique, ese particular tipo de causa por accidente que le ocurre a un ser capaz de elección, como a la complicidad del ser hablante con el azar. Ello significa que la repetición propiamente tíquica es aquella en la que el analizante, para advenir como tal, asume al menos una responsabilidad: la de encontrarse en lo que dice, aun cuando sus dichos difieran de la intención anticipada. Más aún, precisaríamos mejor el punto si extendiéramos la responsabilidad en cuestión no sólo a lo que dice, sino a lo que escucha, más allá de quién lo diga -si él o el analista- y más allá, incluso, de que eso escuchado haya formado parte de los dichos efectivamente pronunciados. Como podemos notar, reconocerse o no en la estructura es una cuestión electiva, y si la moneda cae del lado analizante -y no del lado enfermo o del lado paciente- eso implica una posición cómplice del hablante con aquello que lo ha tomado por sorpresa. Ésta y no otra condición es la que le permitirá al analizante revisar sus posiciones de sujeto, pudiendo hacer uso de la potencia des-identificatoria que le brinda el dispositivo analítico, a condición de que cumpla libremente la regla fundamental. Condición no tan libre después de todo.

Martín Alomo
Vanina Muraro
Diseño: Estudio Estilográfico © Todos los derechos reservados.